No somos las musas, somos las artistas. ¡Por un sindicalismo combativo y feminista!

¡Este 8 de marzo nos detenemos para cambiarlo todo! Vivimos en una sociedad donde nos matan, nos violan, nos discriminan, nos asedian y nos cosifican por nuestro género. ¡Hoy decimos basta! Sin un ataque frontal y determinado contra la alianza del sistema capitalista y el patriarcado las mujeres de la clase trabajadora no podremos conseguir unas condiciones de vida y laborales dignas. Por eso las organizaciones firmantes nos adherimos a la huelga general feminista.

El feminismo, como movimiento transformador y revolucionario que es, sufre la manipulación y la confusión por parte de los intereses reaccionarios que intentan vaciar de significado y fuerza el carácter de clase que tiene la lucha por la liberación de la opresión. No olvidemos el hecho que conmemora el 8 de marzo y que promovió que el movimiento obrero instaurara el Día Internacional de la Mujer trabajadora: el asesinato de 129 obreras de la industria textil en Nueva York, después que se declararan en huelga y ocuparan la fábrica.

En el mundo de la música, la mujer ha estado históricamente excluida e invisibilizada, tanto que ni tenemos el nombre en femenino. La herencia de esta discriminación dura hasta hoy en día, y nos encontramos que nuestra presencia en los escenarios no es una muestra real de la escena. Los proyectos femeninos o mixtos todavía están relegados a un segundo plano respecto los proyectos liderados e integrados por hombres. El año pasado la presencia femenina a los principales festivales oscilaba entre el vergonzoso 2,41% del Sansan al 34,14% del Bioritme. ¿Dónde están las mujeres?

Recuperemos y reivindiquemos a las compañeras que nos abrieron camino, a nuestras referencias pasadas y presentes. Reconozcámonos y apoyémonos como siempre hemos hecho con ellos. La inestabilidad que caracteriza el mundo de la música es un agravante a los problemas del mundo laboral de la mujer trabajadora, como son la brecha salarial o la conciliación familiar, la falta de contratación y de derechos etc. Paralelamente, somos juzgadas por nuestro aspecto y nos exigen encajar en unos cánones de belleza y roles de género determinados, dejando en segundo plano nuestra capacidad artística y creadora.

Decimos basta a la cosificación y sexualización que sufrimos. ¡Decimos basta al estigma de la musa! ¡No somos decoraciones en el escenario! ¡Decimos sí a estar vivas, libres y combativas!

Músicos Organizados de Argentina
Asamblea Músicas/os de Valladolid
Sindicat de Mùsics Activistes de Catalunya
Coordinadora de Músicas/os CNT Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *